Compatibilidad con tu lencería

De todos los colores y para todos los gustos, la ropa identifica la energía de quien la lleva puesta. Incluso lo que llevamos por debajo de ella pueden cambiar en nosotras el estado de ánimo. La lencería es un aspecto el que no todas nos preocupamos, pero que tiene la misma o quizás más importancia que la demás ropa.

Desde los tonos pasteles hasta el rojo pasión, la lencería provoca nosotras ese toque de picardía o inocencia que necesitamos a veces. Es importante saber dónde se compra la ropa interior, pues dependemos totalmente de la calidad de la tela con la que fue elaborada. Una tela que produce picazón causará graves efectos en quien la lleve puesta, sobretodo si es lencería. Saber que puede tener efectos en nuestra salud, como por ejemplo, ronchas en la piel o enrojecimiento en ciertas áreas puede afectar tanto nuestro estado físico como emocional.

Las telas deben ser detalladamente estudiadas, saber si se es alérgica a cierto tipo de materiales para poder evitarlos o buscar telas que no causen ningún tipo de problemas, telas que sean frescas y de algodón, preferentemente. Si al comprar tu lencería y al usarla causa en ti cierta sensación de picazón debes evitar utilizarla de nuevo, porque las molestias que te causan a lo largo del día pueden impedirte realizar muchas de las tareas rutinarias.

Por eso es recomendable que antes de hacer inversiones en compra de lencería se haga un estudio previo de las telas que afectan o no a tu cuerpo para que no hayas gastado dinero en vano, y puedas sentirte satisfecha con lo que llevas puesto por debajo de tu ropa.

Fuente: tips y belleza

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta